Ortografía: comel o comé? Gatu o gato?

A la hora de fijar una ortografía común para una lengua es necesario tener en cuenta todas las variaciones de pronunciación que se dan en los distintos lugares donde se habla, para que la norma sea lo más universal posible. Es lo que ha pretendido el Órgano de Seguimiento y Coordinación del Extremeño y su Cultura con la elaboración de la Ortografía del extremeño, a la que puedes acceder pinchando aquí.

Ha tenido que ser una asociación particular de estudiosos y amantes de la cultura extremeña la que se propusiera la normativización del estremeñu, dado el desinterés y la abierta oposición de las instituciones educativas de nuestra comunidad a nuestra lengua tradicional. Así pues, la norma del extremeño -ortográfica, lexicográfica y gramatical- tiene como objetivos no solo la representación coherente de las distintas hablas, sino también el asiento de una variante formal para la enseñanza del idioma a los nuevos hablantes y a los que no sepan escribirla.

Como no podía ser de otra manera, la nueva escritura cuenta con defensores y detractores. Algunas de las críticas más corrientes, procedentes sobre todo de la Media y la Baja Extremadura, a menudo se refieren a la impertinencia de la -l final (en lugar de una -r o la vocal acentuada) o al cierre de las vocales finales en -u y en -i (en vez de escribir -o y -e). Hay que decir que la oposición al señalamiento escrito de estos sonidos, a menudo viene de castellanohablantes habituados a la escritura que empleaba Luis Chamizo en obras como El miajón de los castúos, que usaba la ortografía castellana para escribir en estremeñu.

Lo cierto es que tanto el lambdacismo (la conversión de la -r en -l) como el cierre de las vocales en -u y en -i es algo también corriente en el extremeño del medio y del sur, aunque en distinto grado. Los finales en -l en el norte son mucho más claros y sistemáticos, mientras que más al sur se alterna esta pronunciación con la ausencia de consonante (unas veces se dice comé y otras comel), e incluso se pronuncia la -r a final de palabra antes de una vocal (comer_aju, a veces también en el norte). Por todo ello, en la norma se permite escribir tanto -r como -l, aunque se tenderá a privilegiar la segunda forma para preservar el rasgo.

El tema de los cierres de vocales finales es algo más complejo, ya que contamos con todo un abanico de realizaciones: lo habitual en el norte del dominio lingüístico (comarcas del norte de Estremaúra y del sur de la provincia de Salamanca) es el cierre completo (se dice gatu y lechi). En el medio y el sur estas vocales están más bien a medio camino entre la o y la u y entre la e y la i (más abiertas que en el norte, pero más cerradas que en castellano estándar). Además, en la Sierra de Montánchez se da el fenómeno contrario: las vocales finales e y o se abren (como en Murcia o Andalucía Oriental). De este modo, aunque en estremeñu estándar la forma preferida serán los finales en -u y en -i por ser la tendencia al cierre la más extendida, se permite la escritura de -o y -e en los casos en que los hablantes de ciertas variedades lo consideren oportuno.

La ortografía del OSCEC  muestra algunos casos complejos, como la existencia de cuatro grafías para representar las distintas etimologías del mismo fonema aspirado: la hache, la jota, la equis y la ge ante -e e -i se leen igual; y en ocasiones es complicado saber cuándo se escribe cada una. También la distinción entre zeta (z) y ce con cedilla (ç) puede ser algo confusa al principio, aunque en ese caso hablamos de la representación dos sonidos distintos (la z se lee como una d rehilada, la ç como una zeta castellana).

Con tó i con essu, no es la escritura del extremeño más complicada que la de otras lenguas de la misma familia como el portugués o el castellano. Tiene además un importante punto a favor, porque es la primera ortografía extremeña no basada en la castellana y que, a la vez, no es un simple código fonético. La del OSCEC está basada en la escritura medieval con solo algunas modificaciones, ya que el extremeño más conservador -base de la norma- es semejante al que se hablaba en la Edad Media.

Naturalmente, la nuestra escreviúra no está hecha para ser definitiva y debe reformarse con el tiempo como ocurre con las de todas las lenguas. El uso y los cambios en el habla irán motivando esas modificaciones, pero nos sentimos afortunados de haber colaborado en un primer proyecto que los propios hablantes deberán ir enriqueciendo.

Fotografía de mundogatos.com

Anuncios

Un comentario sobre “Ortografía: comel o comé? Gatu o gato?

  1. Me gusta leer este artículo, aunque hago una puntualización , al menos en el pueblo que soy yo, en el norte extremeño, la l se pronuncia en sustitución de la l, siendo el caso de extremeños en el exterior que la siguen pronunciando sin ser tan mayores.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s